Mi Amiga la Prepago me escucha.

Después de decirme que, de ahora en adelante nos saludaremos a la italiana (con dos besos), Mi Amiga la Prepago me sentó en la máquina de hacer aductores y me preguntó para qué le había escrito anoche.

Ayer, después de un rollo ahí que tuve, le escribí por WhatsApp para despejarme un poco la mente. Ella instantáneamente respondió: “ocupada”. ¡Arrecha!

Durante los 45 minutos de entrenamiento yo le conté a Mi Amiga la Prepago toda mi vida, y me tardé, hay personas a las que se la he contado en 10 minutos.

Fue muy bizarra la escena matutina, ella escuchaba en silencio el drama sin emitir ninguna opinión, ni mis mejores amigos hacen eso. Nos abstrajimos del entorno de manera impresionante, esto sólo me había sucedido con mi terapeuta.

Cuando terminé de desahogarme Mi Amiga la Prepago me agarró por un brazo y me llevó hasta un espejo que estaba en la pared y me dijo: “tan bello y tan webón”. Me dio un beso en la frente y de salió corriendo.

Luego me escribió por WhatsApp y me dijo que tenía una cita y que mañana me enseñaba cómo hay que manejarse en los tríos.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s