En encuentro con el enemigo.

Después de coincidir en dos máquinas, el portugués (si, el mismo que se tiró Mi Amiga la Prepago) y yo decidimos terminar de entrenar juntos. Les hablo de un carajo bien parecido y bastante básico, por como habla calculo que debe tener unos 22 años.

El entrenamiento fue bastante incómodo. No soy de socializar con desconocidos y más si estoy predispuesto. Él no hacía más que hablar de los culos de las mujeres, del Wistrol, del filtro KTM que le había montado a su carro, entre otras cosas.

Me hubiese gustado ser un poco más amigable pero el hecho de estar con el enemigo no me dejaba pensar en más que en la manera de vengar lo que le había hecho a Mi Amiga la Prepago. Así que me armé de valor y le mencioné a la tipa esta del cabello negro corto, la del culo y la tetotas que había venido antes de ayer con un vestido y unos lentes y un sombrerote.

“¿La negra? ¿La que está buenísima? No es por echármelas pana pero yo me cogí ese culo bien rico. Una demonia, se mueve como ninguna aunque si vas pendiente de algo con ella mosca porque es medio intensa. O capaz fue mi técnica la que la enamoró (risas)”

Y pensar que muchas veces yo también he juzgado así y les apuesto que también he sido juzgado así, todos seremos medido de la misma forma porque al final no somos más que unos pedazos de carne.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s