Mi Amiga La Heroína

El sábado, por primera vez desde que nos habíamos conocido, vi a Mi Amiga la Prepago fuera del gimnasio.

Estaba en una fiesta a la que me invitaron unos amigos, parecía una diosa. Lucía un vestido negro corto y de lentejuelas con las mangas largas y la espalda descubierta y calzaba unas plataformas rojas de patente que la hacían resaltar en medio de las masas.

Emocionado por el encuentro la abracé y le comencé a hablar como un loco, pero rápidamente capté la incomodidad ante el portugués y el grupo con el que estaba por lo que me fui callando y sin que se dieran cuenta huí. No volvimos a coincidir en toda la noche.

Esta mañana en el gimnasio la ignore a propósito por lo que al coincidir en una de las máquinas me dijo “es hora de que hablemos para ver si dejas el peo y las malas caras”.

Sin mirarla a la cara le expresé mi tristeza ante nuestra repentina separación comentándole que desde que había reenganchado al portugués era otra persona, había perdido esa cualidad que hacía que fuera Mi Amiga la Prepago.

Mientras me escuchaba batuqueaba la cadera de un lado a otro hasta que le dije que no entendía porque estaba con este carajo si se la había cogido y la había mando a comer mierda. Por un momento pensé que me iba a dar una cachetada pero asomó una tímida sonrisa que me hizo entender que lo nuestro iba más allá.

Suspiró varias veces hasta que me lo soltó “Este hijo de puta me las va a pagar, es más, me va a pagar todas las que todos los hijos de puta me han hecho, soy la nueva Doña Bárbara ¡no joda! lo estoy enamorando bien enamorado y como sólo yo sé hacerlo y cuando esté bien babeado le pago con la misma moneda. Ya soy grande italiano, ahora puedo ser mala”.

Quedé boquiabierto y sin palabras. Mi Amiga la Prepago era la versión venezolana y morena de Itatí Cantoral, me sentía en una novela mejicana.

Captó rápidamente mi reacción y mientras recogía sus cosas para irse me dijo “Espero que no me juzgues porque tu también tienes pinta de ser ocioso. Cuando uno no tiene nadie que lo quiera va creándose historias y haciéndose daño” acto seguido me picó el ojo y se fue.

Mi Amiga la Prepago estaba haciendo justicia por ella y por todas y todos. No sé si se convertirá en una heroína o mas bien está tan recorrida que puede decidir si al involucrarse con alguien este tiene el poder de lastimarla. Quedé igual sin entender la tramoya del día después que tiraron, pero bueno.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s