Mi Amiga la Prepago organiza su propio desfile

La mañana de entrenamiento transcurría normalmente hasta que se detuvo la música y escuché a Mi Amiga la Prepago hablando por el micrófono del gimnasio: “Como sabrán no quedé para desfilar en la semana de la moda playera por lo que me fui a Margarita a broncearme y a relajarme para organizar mi propio desfile de traje de baños, nos vemos mañana en la noche aquí en el gym, traigan sus hilos nenas”. El gimnasio se vino abajo a punta de aplausos.

Me sequé el sudor y fui hacia donde estaba Mi Amiga la Prepago para hacer lo que todos hacían: adularla. Todo el gimnasio giraba en torno a ella; logró hacerlo una vez más.

Poco a poco me fui saliendo del círculo de adulación y me comencé a dar cuenta de la maravillosa técnica que había aplicado Mi Amiga la Prepago y que estoy seguro que todos lo hemos hecho muchas veces: sincerarnos cómicamente ante la sociedad, mostrarnos vulnerables dando todo de nosotros para poder amortiguar una caída segura ante una frustración.

No está mal, no la juzgo, yo también lo he hecho, lo malo es que a veces uno se acostumbra a ser tan sincero, tan transparente, que te comienzas a convertir en la diversión del momento, el que se usa cómicamente asimismo para esconder los problemas que tanto nos lastiman, pero Mi Amiga la Prepago es arrecha y con el desfile de seguro se saca ese espina. Ojala pudiera sacarme las espinas tan fácilmente.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s