Mi Amiga la Prepago está perdiendo la batalla

Los pocos que asistimos los viernes al gimnasio, estábamos tarareando y medio bailando las gaitas que musicalizaban la mañana de entrenamiento hasta que llegó Mi Amiga la Prepago con un escándalo que hizo que le bajaran a la música.

La vi de lejos gritando como una loca, estaba vestida con un vestido amarillo corto que la hacía ver preciosa. Me le acerqué y tomándola de las manos le dije que todo iba a estar bien. La llevé a un banco inclinado y la senté.

“Me presentó como una amiga ¿puedes creer esa vaina chico? Y yo que me había puesto el traje de baño de La Perla que estaba guardando para una ocasión especial y esta era la ocasión especial, íbamos al Centro Portugués y de seguro iba a ver a toda la familia, pero cuando me presentó a la hermana le dijo que yo era una amiga del gimnasio ¡el coño de su madre! Pero no me interesa italiano, ni le reclamé porque como igual lo voy a dejar, me sabe a casabe”.

Repitió el cuento una y otra vez a todos los que se acercaban, yo compré dos batidos de lechosa y la acompañé un rato más hasta que llegó el portugués y ella tuvo que entrar en personaje. Lo saludó e inmediatamente se fue, iba al acto de Navidad de Selene.

No sé porque, pero creo que Mi Amiga la Prepago se le está olvidando la venganza hacia el portugués y está comenzando a enamorarse de él. Como nos pasa a todos cuando pasamos mucho tiempo con alguien que nos gusta y nunca nos presta la suficiente atención.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s