Borrón y cuenta nueva

Agarrados de manos y como si no se hubiesen montado chachos el uno al otro, entraron al gimnasio Mi Amiga la Prepago y el portugués. Ambos estaban bronceados y sonrientes como si nada hubiese pasado. Pareciera que olvidaron que él se desaparecido por casi una semana y que ella no se fue dos días a Los Roque con un árabe.

Entrenaron juntos durante toda la mañana. No saludaron a nadie, ni siquiera Mi Amiga la Prepago me echó una mirada. Fueron víctimas de los comentarios a quemarropa de todas las que la semana pasada la habían apoyado mientras hablaba pestes del portu’. Bien hecho de parte todas.

Intenté acercarme a saludarlos cuando hacíamos algún ejercicio cerca pero me dio un poco de fastidio darle importancia al drama que Mi Amiga la Prepago estaba viviendo. Así que los ignoré y al terminar de entrenar me fui.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s