Mi Amiga la Prepago está blindada I

El término “blindado” se comenzó a escuchar con frecuencia desde hace un par de años en Venezuela, aunque no fue hasta hace unos meses que se volvió una moda y por consiguiente muy común el hacer alarde de su concepto. Estar blindado más allá del metal, del vidrio grueso, de la protección humana; es ser poderoso, ser realmente invulnerable a los sentimientos y lograr que éstos no se dobleguen ante nada ni nadie.

Mi Amiga la Prepago se había ido para Barlovento con Héctor y se llevó a Selene y a su mamá, o sea, fue un viaje muy familiar porque toda la familia del negro está allá. Cuando me dijo la semana antepasada que se iban pensé que mas que un viaje familiar era un viaje para sentar bases, apretar los lazos y así lo fue, ya que esta mañana cuando llegué al gimnasio y vi la actitud de Héctor ante Mi Amiga la Prepago que ya estaba entrenando y no eran ni las 6am.

Él estaba más caballero que nunca, más dispuesto a ella, más seguro de tenerla. Sentí un poco de envidia porque si de blindaje hablamos, Héctor es la capa protectora de Mi Amiga la Prepago pero sólo ante el gimnasio porque ante la ciudad el blindaje que luce Mi Amiga la Prepago es otro…

“Fortunato se enteró que me iba a Barlovento con Héctor y la niña y mi mamá, sabes que él ama a mi vieja y me dijo: ‘tú ya no puedes andar así sin protección por la calle, llevas las dos cosas que más aprecio encima y no quiero que les pase nada’ y acto seguido estaba en la casa con la camioneta blindada y nos llevó a pasearla y terminamos cenando divino en un restaurante nuevo en La Castellana, muy lujoso como los que me llevó en Italia, Héctor al enterarse se arrechó tanto que se fue en autobús a Barlo’ y yo manejé sola la blindada, pero me acompañó un escolta de Fortu’ y allá se batió por dos horas más y se le pasó ahí mismo”.

“Pero es que dime tú Italiano, llega el tal Fortunato ese con una camioneta blindada con lazo, traje azul claro y un Cartier a quererme robar a mi mujer y a mi hija putativa, si me da la gana me arrecho por un mes”.

Y así pasaron toda la mañana de entrenamiento: ella hablaba de Fortunato y su afortunada situación económica, y él de su nueva propiedad: Mi Amiga la Prepago, quien se iba elevando un poco más con cada una de sus palabras. Eran dos enamorados adolescentes, dos amigos con derechos exhibiendo su cuerpos sudados, dos animales en celo marcando el territorio.

“Aprovechando que Héctor fue a tomar agua… Italiano, no sabes… Fortunato se entonó a punta de Moët y me soltó esta: ‘Tú y Selene son las dos cosas que más quiero en el mundo y no quiero que les pase nada’ además andaba cariñoso, ese debe estar mal con la esposa, es que esa mujer es un palo seco que no le pudo dar nunca hijos y sabes que para los italianos eso es importantísimo, tu eres italiano”.

Sin duda el regalo de Fortunato, el hombre que rescató a Mi Amiga la Prepago de la mala vida, fue para Héctor un coñazo y la razón para adularla más. Doble blindaje, más protección. Entonces me pregunto yo, qué pasa con el resto de las personas, los que no tenemos a nadie que nos blinde, los que sólo tenemos algodón encima y llevamos el corazón a flor de piel ¿cómo nos protegemos?

Anuncios
Estándar

One thought on “Mi Amiga la Prepago está blindada I

  1. Edjosve dice:

    ¿cómo nos protegemos? buena pregunta… porq contra una camioneta a veces no se puede…. Sólo esperamos por la verdadera que nos quiera sin blindaje y nos proteja el alma… Salu2… Masiao bueno el capítulo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s