Mi Amiga la Prepago y el locker

Partiendo de la premisa de que de todas las relaciones de pareja uno se queda con algo y basándome en la afirmación esa que dice que uno no escarmientan en pellejo ajeno, que no aplica conmigo, yo aproveché todas y cada una de las relaciones de Mi Amiga la Prepago para aprender algo, ya que a ella eso no le importa, alguien tenía que cerrar esos ciclos.

De El Portugués me quedé la valentía de lanzarme contra el objetivo más imposible; él, siendo cualquier vaina, coronó con Mi Amiga la Prepago y estuvo con ella un buen rato, hasta que apareció El Árabe con quien terminó en la cárcel por desadaptados sociales.

De Pedro El Árabe aprendí que siempre hay ocasiones para usar lino de colores así no estemos en Europa, así no sea verano.

Gracias a Raúl, él último de turno, comencé a sentir atracción por los carros deportivos y su poder, pensé entonces que podían ser la solución para “la falta de cama”.

De El Negro sólo me quedó un locker en el vestidor del baño de hombres. Movió sus contactos en el gimnasio para que me asignaran uno y gracias a eso he podido hablar, por papelitos, con Mi Amiga la Prepago; desde que está acá Yorman es imposible acercársele.

Les cuento la dinámica: ella siempre llega más temprano que yo así que se mete en el baño de hombres e iniciaba la conversación dejándome un papelito en la rendija del locker; yo se lo respondo, ella va y lo busca, me deja otro y así vamos, intentamos hacerlo lo más disimulado posible.

Hablábamos de cualquier cosa, lo realmente emocionante es burlar la presencia de Yorman que hasta los celulares de Mi Amiga la Prepago tiene en su poder.

Esta mañana se despidió diciéndome en el papelito que se iba a Barlovento a enfrentar a Héctor “consegi el tel de casa de la mama y me hice pasar por la gente dl censo le saq la dirección… Voy con Yorman a acabar con este pesar… quiero ser como la gringa qe le corto el pipi al marido. Ya no puedo dormir con tanta ansiedad”.

Había olvidado que Mi Amiga la Prepago es de carne y hueso, y también sufre decepciones amorosas; la única diferencia es que ella toma cartas en el asunto, no saben cuantas veces me he quedado con las ganas de caerle a coñazos a alguien, es una buena enseñanza para el futuro ¿no?

 

Dedicado a Lorena Bobbitt, una vengadora real.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s