Mi Amiga la Prepago controla el pasado

No eran ni las seis de la mañana y ya dos tipos en los baños hablaban de cómo se iban “a raspar” a una tipa; entiendo que somos hombres, entiendo que siempre andamos quesúos, entiendo que siempre queremos tirar pero hablar tan bizarramente mientras cagan era muy fuerte para ser tan temprano.

Nunca había tardado tanto tiempo orinando y es que las voces me parecían conocidas. Tenía que averiguar quienes eran los dos tipos y quien es la que “va a llevar más webo que quesillo casero” en un trio; y es que los panas estaban planificando de cubículo a cubículo y en voz alta un trio.

Bajaron el agua de las pocetas al mismo tiempo, estaban sincronizados. Yo me estaba lavando las manos como por cuarta vez mientras hacia tiempo, se abrieron ambas puertas y salieron Raúl y El Portugués. Si, El Portugués. “¡Hola Italiano! ¿me extrañaste?”.

Esto parecía un capítulo de final de temporada, El Portugués había vuelto a entrenar después de pasar casi tres meses detenido por andar defendiendo a Mi Amiga la Prepago, y es amigo de Raúl el marido de turno de Mi Amiga la Prepago.

Comenzamos a entrenar como en los viejos tiempos. Los tipos se acercaban a El Portugués a preguntarle acerca de su experiencia carcelaria, las mujeres, por su parte, parecían perras en celo, lo rodeaban, lo acariciaban, lo olían y apretaban, pero El Portugués seguía planeando “la redoblona” que le darían a una tipa de la que no asomaban mayor pista.

Aburrido de “mientras yo le doy por detrás tu se la metes por la boca”, “si yo la agarro por delante tu se lo metes por detrás”, “cuando le diga vainas sucias al oído no te rías”, etc. me fui a tomar agua y a dar un paseo por el gimnasio que culminó en la puerta cuando me conseguí a Mi Amiga la Prepago, quien venía tarde, azorada y feliz.

“Italiano bello ¡Buenos días! ¿A qué se debe tu cara de culo de hoy? Porque la de los otros días ya sé porqué es, pero la de hoy es como para tomarle foto y subirla en internet”, después de unos buenos días así lo que provoca es salir corriendo, pero bueno, a las amigas Prepago se le acepta como son.

Le eche todo el cuento de lo que había pasado desde antes de las seis de la mañana: los cubículos, el trió, la vuelta de El Portugués, Raúl & El Portugués, yo entrenando con Raúl & El Portugués, yo intentando averiguar con quién harán el trió… ¿Y saben que me respondió?

¡No! esta vez no me dijo que tenía “falta de cama”, me dijo: “No averigües más Italiano, el trio lo van a hacer conmigo, anoche cenamos en casa de Raúl y se lo propuse, son primos ¡qué chiquito en el mundo! ¿no? Me pillé unas ganas de El Portugués como de joderme y decidí joderlo yo a ellos, por eso planifiqué lo del trio papi, los voy a emborrachar y cuando estén hechos mierda los voy a acostar juntos para cuando se despierten se vuelvan locos”.

Me jaló por el brazo hasta donde ellos estaban, comenzó a entrenar con nosotros, se les olía el deseo de quitarse la ropa. Mi Amiga la Prepago como buena Prepago los rozaba sutilmente cuando se bajaba de las máquinas, se le apoyaba, les secaba el sudor, los besaba. “Somos la envidia del gimnasio” dijo Raúl varias veces y El Portugués se reía con cara de psicópata.

Al terminar de entrenar me fui a desayunar con Mi Amiga la Prepago para el barcito del gimnasio. Yo no paraba de adularla su habilidad de microondas, ella no paraba de reír “¿Qué voy a llevar más webo que quesillo casero? La última vez que me dijeron eso no lo contaron, este par de webones no saben lo que les espera Italiano”.

Mi Amiga la Prepago había vuelto a ser ella: con las lycritas casi transparente y las tetas afuera, el pelo le estaba creciendo por lo que podía batir la melena y estaba mostrando de nuevo su poder de controlar a los hombres con tan solo verlos. “Una tiene que ser como una perrita de éstas chiquitas Italiano que piensas que las controlas pero ellas se controlan solas y te mean todo”.

Reímos un rato más y se fue, tenía cita para depilarse y hacerse manos y los pies “así no me vayan ni a tocar los muy cabrones una te tiene que estar siempre presentable”; yo fui a recoger mis cosas, me topé con Raúl & El Portugués, sentí un poco de lástima, pobres, no saben lo que les espera.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s