Mi Amiga La Prepago quiere su espacio

Las italianas cuarentonas, y lo digo por mi experiencia familiar, son mujeres muy operadas que, a causa de la represión de sus padres en la adolescencia y la liberación fruto del matrimonio con un italiano millonario, se convirtieron en unas Prepago en potencia a las que les encanta lucir sus cuerpos bronceados artificialmente con muy poca ropa; solo lucirlo, porque el escapulario de la Rosa Mística que cargan entre las tetas y los sermones del cura los domingos les impiden ejecutar cualquier acción en contra de su beneficio económico matrimonial.

Pero cambiando el tema, esta mañana recibí con mucha alegría a Mi Amiga la Prepago, el día era perfecto para entrenar duro las piernas porque las máquinas estaban vacías. Cuando llegó la agarré por la cintura y le di un beso de buenos días; ella estaba como tensa, no me devolvió el beso y se fue al baño a dejar sus cosas en el locker.

Le di unos minutos para que se despertara y dejara salir toda esa efusividad que la caracteriza, la esperé en la bicicletas y cuando se acercó le dije que me terminara de contar lo de Raúl & El Portugués, me imagino que cuando se despertaron y se vieron acostados desnudos uno en frente del otro querían morirse.

“Italiano estoy ladillada de que me preguntes por Raúl y por El Portugués, si no te he contado es porque me ha dado ladilla… Esos webones me han reventado los teléfonos para preguntarme si son maricos o no, si tiraron entre ellos o no, o si hicimos el trio… quiero pasar la página ya Italiano”. Se dio media vuelta y se fue a la puerta del gimnasio, me bajé de la bicicleta sorprendido y la escuché gritar como si la hubieran robado: “¡Marica! Pero estás hechas una diosa, Italiana bella ¡Cómo te extrañaba mujer!”.

¿Recuerdan las Italianas de las que le hablé antes? Bueno… Esta era casi tan alta como Mi Amiga la Prepago, pelirroja, con par de tetas y nalgas tan duras como la pared y bronceada color zanahoria.

La abrazó demasiado duro, se tocaron, se besaron, saltaron como locas… “Italiana que reencuentro tan bello chica”, acto seguido pasearon por todo el gimnasio hasta que, cerca donde yo estaba, se la presentó a uno de los entrenadores y fue cuando logré descubrir quien era.

Se llama Donatella y es la hermana de Fortunato, el papá de Selene. “Mira my trainer, mi cuñis comienza a entrenar hoy conmigo, hay que mantenerle esta cuerpa” le dijo, me pareció muy cómico el hecho de que se llamaban “Cuñis” me imagino que el pasado las habrá hecho buenas amigas; cosa que en mi familia no pasa porque las Italianas ven por encima del hombro a las cuñadas venezolanas.

Comenzaron a calentar cerca de mi, hablaron de Fortunato y la esposa “webo sin sal que no puede darle un varón”, de su vida en Italia y de cuanto se extrañaban la una a la otra para hacer travesuras.

Terminé de entrenar y me fui a cambiar, pero antes me acerqué a saludarla y se despidió diciéndome “Papi necesito que nos demos un tiempo. Mi cuñis va a estar pocos meses en Venezuela y quiero dedicárselos, así que sería bueno que me des mi espacio”, me dijo “Papi” no “Italiano”, “Papi”. Le dije si con la cabeza y me fui.

Cuando hay Prepagos nuevas las viejas quedan para ser Madame ¡Llévatelo!

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Mi Amiga La Prepago quiere su espacio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s