El Firmazo por Mi Amiga La Prepago

Cada vez éramos más los que comentábamos la ausencia de Mi Amiga la Prepago; hasta “sus amigas”, las que le tienen tirria, participaban en los Círculos de Oración, así les llamaba a estas reuniones a mitad de las mañanas de entrenamiento, para invocar la presencia de nuestra querida Negra.

No teníamos hora específica de reunión, ni nos avisábamos previamente para juntarnos; una fuerza superior nos hacía unirnos para hablar de lo mismo, era como si Mi Amiga la Prepago desde el gimnasio de Macaracuay nos tuviera poseídos; hasta en su ausencia seguía siendo el centro de todas las conversaciones.

Las ganas de suplantarla se despertaron en muchas de las mamacitas que entrenaban en el gimnasio y que estaban esperando la oportunidad de que La Negra se fuera para ser La Divinidad en medio de todos los mortales que entrenábamos ahí, pero ese puesto era imposible ocuparlo.

Muchos comentaban que no le estaba yendo muy bien con Richard y Diosa en el otro gimnasio, otros decían que estaba feliz; uno de los entrenadores la fue a ver bailando en el show de Diosa en Valencia y descubrió a una nueva Negra, dijo que se movía como nunca y que lucía un abdomen perfecto.

Mi Amiga la Prepago me había invitado a ese show pero me dio mucha ladilla irme hasta Valencia para verla bailar, ahora estaba pagando las consecuencias: no me contestaba el teléfono. Me comencé a sentir triste de nuevo y no podía evitarlo puesto que todos los días hablaba con los del gimnasio de ella.

Se me ocurrió entonces llamar a atención de Mi Amiga la Prepago con algo que la hiciera sentir deseada, única y especial, así que anoche imprimí unas cuantas hojas con un mensaje y muchas rayas, y esta mañana las traje al gimnasio.

Reuní a los que, dentro del Círculo de Oración por Mi Amiga la Prepago, movían masas y les di las hojas para iniciar un Firmazo para que La Negra regresara.

Las hojas iniciaban con el mensaje: AQUÍ DEJAMOS CONSTANCIA DE QUE TE EXTRAÑAMOS, VUELVE. Y terminaron llenas con las firmas de todos los que esta mañana estuvimos entrenando.

Con la ayuda de la chama de la recepción las metimos en un sobre e hicimos una vaca para mandárselas hasta el gimnasio de Macaracuay con un motorizado.

Era impresionante el movimiento que Mi Amiga la Prepago había generado desde su partida y aunque fuese una Negra puta, fastidiosa y cara culo se haizo querer por aquellos a los que tocó así fuese con un insulto.

Este Firmazo fue la prueba más grande que pude haber hecho para decirle a Mi Amiga la Prepago que la extraño. Y aunque muchas veces uno no extrañaba a la actriz sino al personaje que interpretaba, esta vez era diferente, la necesitaba a ella, a sus comentarios, a sus críticas, a sus desaires.

Siempre necesitaremos a la protagonista de la película de nuestras vidas; esa actriz o actor que escogimos para estar a nuestro lado siempre y que nos va a hacerme sufrir durante todos los capítulos, pero sabemos que al final de la novela siempre tendremos un final feliz.

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “El Firmazo por Mi Amiga La Prepago

  1. Nixie dice:

    Definitivamente todos tenemos ese personaje que cuando se va nos deja un vacío que no sabemos con que llenar… Y a pesar de que nos haga sufrir y todo lo queremos hay… Será que somos masoquistas o unos idiotas empedernidos??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s