La fiesta de 15 años de Mi Amiga La Prepago

Mi Amiga la Prepago estuvo desaparecida por 20 días, el exorcismo de La Yanni se extendió y ante el peligro que corría en medio de los demonios de Cagua decidió apagar sus celulares, por lo que el regreso al gimnasio esta mañana fue todo un acontecimiento.

Todos los entrenadores se le tiraron encima; la tocaban, la abrazaban, la jamaqueaban, la pellizcaban y la adulaban; los hombres comunes, por su parte, se fueron acercando poco a poco a ella acompañándola mientras caminaba hacia mi, los ignoró.

“¿Qué vas a hacer hoy Italiano?” me preguntó mientras yo tomaba unas mancuernas frente al espejo; se quedó inmóvil frente a su reflejo y posó el par de nalgas llenas de biopolímeros en un banco plano. No me dejó hablar… “Sigue tranquilo ahí, yo no tengo ganas de entrenar… te acompañaré aquí callada”.

Mi Amiga la Prepago estaba muy rara. Sus respuestas eran cortantes y aburridas, no me criticaba ni me decía groserías, creo que el contacto con la realidad de la que había huido hace años le causó un shock que no había podido superar.

Estuve callado por un buen rato intentando ignorarla, fue entonces cuando comenzó a soltar el cuento: “Italiano sabes que mi mamá me hizo una fiesta de 15 años arrechísima, la mejor de Puerto hasta el momento. una vaina que dejó boca abierta a todos los vecinos y amigos que fueron” se levantó del banco y caminó hacia otro que estaba en la esquina, la confesión merecía privacidad por lo que recogí las mancuernas, la toalla y el Contigo, y la seguí.

“Fue en un salón de fiesta famosísimo de Puerto, toda la decoración era rosado y azul pastel y la gente tenía que venir vestida de blanco. Mi mamá era muy creativa Italiano, en esa época nadie hacia White Parties, eso no existía. Entonces el choque de colores hacía que todo se viera lujoso y mientras yo estaba metida en una caja de regalo gigante en el medio del salón. Estuve ahí como cuatro horas Italiano parada como una pajúa pero demasiado emocionada por hacer mi entrada triunfal”.

Mi Amiga la Prepago estaba como acalorada, de un toque se sacó el sostén púrpura y lo dobló para metérselo en la lycra mientras seguía con el cuento. “Cuando casi me iba a quedar dormida de la ladilla comenzó a sonar Tiempo de Vals de Chayanne y la caja de abrió. Todo el mundo se quedó girando en un tacón y entonces salí yo y bailé con mis tíos y eso era felicitaciones de aquí y de allá. Mi vestido era de rosas blancas ¿Te imaginas esa vaina? Y una de mis tías le pegó un Toronto de chocolate blanco en el centro de cada rosa y durante la noche mi mamá venía con muchachos y amigos de ella para que me los comieran. El último se lo comió el mismo mamawebo que años después me desvirgó, para eso era el regalo gigante y los Torontos y la agachadera. Mi mamá no sólo fue creativa sino más pila que el coño, ya lo tenía todo preparado”.

Les confieso que estaba esperando un chiste o una de las bromas de Mi Amiga la Prepago pero no, cada detalle del cuento era peor. “Te cuento esto Italiano porque mi Tía Betania, la mamá de La Yanni, hizó lo mismo el fin de semana este que pasó, le inventó una fiesta de 18 años a la muchacha y lanzó a la pobre niña en los brazos de un portugués ahí de Cagua pero La Yanni se le escapó en la madrugada y se vino pa’ Caracas dejando al pobre hombre amarrado”.

Me comencé a reír sin control, Mi Amiga la Prepago me tomó de un brazo y me pegó contra la pared. Todo el gimnasio volteó, los entrenadores le ofrecieron apoyo pero ella los espantó estirando el brazo. Estábamos nariz con nariz, ya yo había parado de reír.

“¿De qué te ríes mamawebo? ¿Ah? ¿De qué te ríes?” estaba súper asustado, la vaina estaba fea en serio y mis respuestas no me ayudaban: “Marica el vestido con Torontos de chocolate blanco, tú saliendo de una caja de regalo gigante y La Yanni en lo mismo… o sea, tu mamá y tu tía lo que querían era deshacerse de ustedes, o sea, en realidad lo del vestido y los Torontos, o sea, te imaginé ahí con ese vestido pomposo y los tipos agachándose y comiéndose los Torontos… no sé… disculpa marica, me pasé”.

Me soltó y en su rostro se dibujó una sonrisa nerviosa. Yo estaba como con taquicardia y sin moverme de la pared. “Me hiciste una falta horrible Italiano. Allá me sentía como la rara, la loca, la desesperada, la que quería salir corriendo en vez aquí el raro, el loco, el desesperado y el que quiere salir corriendo eres tú o eso parece”. Nos reímos por unos minutos y nos fuimos a desayunar.

Brindamos en la barra del cafetín del gimnasio con dos buenos vasos de bebida de proteína con sabor a chocolate; mientras me contaba más locuras de su pueblo me quedé viéndonos en el espejo y pensando en porqué el universo o Dios o la vida nos había juntado: una Prepago y un carajo cualquiera ¿Cuál es el objetivo de este encuentro? ¿Qué tenemos que aprender el uno del otro?.

Estándar

Mi Amiga La Prepago lucha con el demonio

Después de tres días sin ver a Mi Amiga la Prepago en el gimnasio y con la intriga de saber por qué en su estatus de WhatsApp decía “en diligencia”, la llamé.

“No voy a ir al gimnasio en lo que queda de semana Italiano, es que a La Yanni se le metió el demonio”.

No tengo ni idea de quien coño es La Yanni, pero eso del demonio me llama mucho la atención; así que cedí mi puesto en la clase de TRX y me monté en una bicicleta para que Mi Amiga la Prepago me echara bien el cuento.

Resulta, pasa y acontece que Mi Amiga la Prepago es mitad de Puerto La Cruz y mitad de Cagua, pero no se siente muy orgullosa de su origen materno porque “Cagua es un pueblo lleno de demonios que vuelven loca a cualquiera”.

“La cosa es que mi Tía Betania también se dejó preñar por un árabe, como mi mamá, pero este si le respondió y le montó a mi Tía una linda familia”.

Mi Amiga la Prepago hablaba escondida en la maleta de su camioneta blindada para no llamar la atención del demonio que se le había metido a La Yanni “Porque si a La Yanni le hizo eso a mi me pone como burra en primavera”.

Después de una llamada telefónica de 57min descubrí que por muy puta que sea Mi Amiga la Prepago tiene un lado familiar tremendo. Las cosas con La Yanni estaban muy feas. “Parece que salió una noche desnuda y como si fuese gallina se puso a saltar de huevo en huevo. Llamaron a mis tíos como a las 4 de la mañana y ya se había montado en 8 de los del pueblo e iba a casa de los Moncada, donde la estaban esperando 4 más”.

“¿Se le había montado a 8?” le pregunté haciéndome el loco “Italiano esa niña estaba poseída por un demonio marico porque me contaron que a penas le pelaban el huevo se ponía como loca… y dale por delante y por detrás y por aquí y por allá y por la boca”

Me cuenta Mi Amiga la Prepago que cuando su Tía Betania la llamó y de una se arrancó a Cagua y la consiguió en un galpón de pollos con 3 niñitos como de 14 a los que le estaba dando teta. “Estaba desnuda la muy puta y con una mirada de placer que ni yo con Fortunato chico. Le despegué a los muchachos y me la llevé pa’ un lago que había cerca y la lavé con un antibacterial que me habían traído de Mayami”.

Yo estaba a punto de un colapso nervioso cuando Mi Amiga la Prepago me comenzó a echar el cuento de lo que habían hecho para sacarle el demonio. “Nos fuimos pa’ un monte con unos brujos, unas gallinas y un poco ‘e matas. La amarramos bien abierta a unos árboles y comenzaron a degollarle a las gallinas encima y a restregarle la sangre, La Yanni gritaba como una loca, yo agarraba a mi tía a sus otras dos hijas que lloraban desesperadas”.

“El demonio quiere saciar su sed de carne” dijo uno de los brujos mientras le pegaba ramazos de salvia y romero. “Y así pasamos 3 noches y 3 días allá ese monte sacándole el demonio a La Yanni ¡pobre niña chico! cada gallina que le mataban encima era peor… gritaba locuras… acusaba a muchos de los del pueblo por montarle cachos a sus esposas… lo brujos le daba más y más ramazos pero nada Italiano, no sirvió. Anoche cuando regresamos se nos escapó y después de buscarla por horas y horas la conseguí en el bar del pueblo puteando”. Se le entrecortó la voz a Mi Amiga la Prepago.

“Mi mamá dice que es una de la dos mujeres que tiene el árabe marido de mi Tía Betania, sabes que ellos tienes 3, 4 o 5 familias al mismo tiempo. Ese desgraciado tiene a las otras dos mujeres viviendo en el mismo edificio con mi tía Betania. La Sonya le dicen, es bruja; parece que le armó un conjuro a mi Tía Betania y le cayó a la pobre niña”.

Mi Amiga la Prepago temía por La Yanni “Yo me fui de Puerto La Cruz con un demonio adentro Italiano y nunca me lo pude sacar. Es el mismo demonio que me ha hecho hacer tanta cosas y el mismo que me mantiene alejada de Fortunato”.

Pasamos unos segundos en silencio, nos despedimos y quedamos en vernos en la clase de TRX del lunes.

Esta vez le echaron la culpa al demonio y tú ¿a quién le echas la culpa?

Dedicado a La Yanni y a todos los que no han tenido miedo de ser poseídos por la sinceridad.

Estándar

Mi Amiga La Prepago es pedófila

Citarme con Mi Amiga la Prepago fuera del gimnasio era un riesgo que algún día tenía que correr, y el concierto de Avicii fue la ocasión perfecta para vernos en otra circunstancia y conocernos, tal cual somos, fuera de las 4 paredes del gimnasio.

Estaba tan ansioso por el encuentro que me cambié 4 veces de ropa, lo que significó pedir permiso en mi oficina para salir más temprano, poder ir a casa y estar a tiempo a las 8pm para tomar la vans hasta el Italo.

Llegué al centro comercial 15min antes, como buen caballero, me estacioné, y comencé a hacer la cola; a las 8:20pm, en vista de que no había llegado, la llamé. “Italiano a penas estoy llegando a la casa, me baño, me visto y salgo para allá… ¿ya tu llegaste?” me quedé callado, se aceleró mi respiración “Mira Italiano, cada entrada me costó 1200 bolos así que te calas que llegue a la hora que yo quiera. Además, me voy a poner poca ropa, llego volando”.

En efecto, llegó con muy poca ropa 45min después de la llamada. La vi caminando hacia la cola y de una me levanté de la acera y comencé a hacer la fila. Traía unos hot pants de jeans, una franelilla blanca, chaqueta de cuero y botines Adidas amarillos. Todos voltearon a verla ¡Qué poder tiene la muy puta! Estaba perfectamente maquillada y con el cabello enrulado y recogido en un moño al descuido. Me pasó por un lado y se metió un supermercado que había en el centro comercial. Me quedé ponchando.

La cola avanzaba poco a poco, tenía sin exagerarles unas 300 personas por delante. Me pellizcaron una nalga, volteé; era de imaginarse, Mi Amiga la Prepago. Tenía una bolsa con 10 botellitas de Smirnoff Ice “5 pa’ cada uno Italiano y luego me voy a principio de la cola a chapear… es muy temprano pa’ subir a la rumba, predespachemos acá”.

Comenzamos a tomar. “La primera vez que mamé webo por amor fue en el estacionamiento donde hoy es el concierto Italiano. Fortunato me había llevado a verlo jugar fútbol en el Italo y para celebrar la victoria le eché una chupadita en el carro, fue la primera y la última vez después de un partido, el pipí le olía horrible… ustedes los italianos cuando sudan con ese pelero, huelen muy feo”.

“También quedé embarazada de Selena en ese estacionamiento” íbamos por la tercera “Fuimos a comer pizza ahí con el papá y la mamá de Fortunato, ambos me odiaban aunque el papá me veía con cara de que se cogía a su mujer pensando en mi. La mamá de Fortunato me tenía tanta tirria que le decía a las otras italianas mal bronceadas ‘Esa NOERA la que quería para mi hijo’ sabes intentando hacer el juego con ‘no era’ y ‘nuera’ y todas se reían… como si de verdad diera risa”. Abrimos la quinta de Smirnoff Ice “Como te seguía contando…” a mi todo me daba vueltas “Esa noche después de comer pizza y calarme a los dos viejos viéndome mal le dije que le quitara las llaves de Porsche a su papá que quería que me hiciera el amor sobre esos asientos de cuero y dejé que me acabara adentro, todo estaba cuadrado, ya quería ponerle seriedad a la cosa”. Lanzó la botella al piso y me jaló de la mano y fuimos hasta el principio de la cola, le tiró un beso al vigilante y nos metimos en la vans; todos gritaron arrechos. Mi Amiga la Prepago cerró la puerta y mandó a arrancar la vans “Viste Italiano el poder de la tetas”.

Quisiera darles más detalles pero después de par de jarrones de birra se me borró la cabeza. Recuerdo haber conocido a su amigo Freddy “El de Polar” que la metía de promotora en eventos cuando estaba pelando bolas, también recuerdo que me habló de los polvos con Fortunato en los distintos estacionamientos del Italo. Sólo veía luces y gente tocándose hasta que desperté en su camioneta blindada camino a mi casa, nos llevaba su chofer; Mi Amiga la Prepago iba atrás conmigo, yo me había vomitado todo. “Nos votaron del concierto Italiano porque me estaba dando los besos con un niño de 16 y el papá lo regañó y como era el Presidente del Club nos mandó a sacar. Pero es que el niño me dijo que si podía tocarme las tetas y yo le tomé las manos y lo enseñé y después me llevó hasta detrás de un carro y nos besamos; me recordó cuando conocí a Fortunato que no sabía nada de mujeres y yo lo enseñé, ahora el muy hijo de puta es un experto”.

“Marica eres una pedófila” le dije balbuceando, “¿Qué es eso Italiano? ¿Cuando te emborrachas te la das del diccionario Larousse? ¡Soy una vampira! haberme besado con ese niño fue un vampirismo ahora tengo es que sumar mi edad más la de él y dividirla entre dos. Déjame sacar la cuenta aquí en el iPhone: 28 más 16 son 44 entre dos son ¡22! ¡Mierda! 22 años nadie me va a creer, voy a decir que tengo 27 mejor”.

Me besó en la boca antes de bajarme de la camioneta “Ahora sé donde vives Italiano, te voy a tener vigilado”.

Dedicado a la amistad que está siempre en ON

Estándar

Mi Amiga La Prepago ahora es maestra

Inmediatamente luego de entrar al baño de caballeros en el gimnasio y siempre del lado derecho hay tres puertas para tres áreas que tienen, respectivamente: los inodoros; las duchas, los lavamanos y el sauna; y un cuarto que nadie usa pero que todos saben que es para que los entrenadores pinchen a los que se están metiendo ciclos o se cojan a una que otra caraja que quiere hacer otro tipo de ejercicio cardiovascular.

Un par de veces había entrado a este cuarto pero hace mucho tiempo, cuando Mi Amiga la Prepago estaba empatada con Héctor y él le hacía masajes y le inyectaba Winstrol.

Esta mañana llegué un pelín más temprano de lo normal para agarrar un liga cerca del entrenador de TRX (el macho de turno de Mi Amiga la Prepago) y poder ver bien los ejercicios; al entrar al baño escuché la voz de Mi Amiga la Prepago.

“Debe estar guardando sus cosas en uno de los lockers de este baño, ella hace lo que le da la gana” pensé, pero en el área de los lockers no estaba. Dejé mis cosas y la busqué en los cubículos de los inodoros y de las duchas, capaz estaba haciendo un servicio oral mañanero; tampoco estaba. Me asomé entonces en el cuartico y de vaina me caigo de culo.

¡No! No le estaba haciendo sexo oral al entrenador de TRX, aunque hubiese sido mejor, estaba dándole clases de cómo hacer sexo oral a unas 15 mujeres.

“¡Pasa Italiano! ¡Buenos días bebé! Niñas conozcan a mi Italiano ¿No es una belleza? Salúdenlo todos los días que él es un amor” me agarro, como siempre, hasta la pepa del culo “Este el único hombre que no le gusta que le metan mano ¡que estrés! ya saben nenas para que no me agarren, sólo besos y abrazos”.

Eran casi las 7am, aún faltaba media hora para la clase, me senté. “Escucha Italiano pa’ cuando pongas a mamar des tips para recibir más placer”, todas se rieron y siguieron dibujando en sus cuadernos unas siluetas que Mi Amiga la Prepago estaba haciendo en un pizarrón improvisado: eran bocas con pipis y en diferentes direcciones, estaba enumerados.

“Hagamos un repaso antes de meternos a la clase de TRX a disfrutar del bombón” todas comenzaron a hablar en coro “1. Aguantamos la respiración por la boca, comenzamos a respirar por la nariz y lo llevamos bien profundo hasta la garganta; 2. Lo recorremos con la lengua de abajo hacia arriba y lo soplamos suavecito; 3. Al fondo y a la derecha contra el cachete; 4. Giros en sentido horario sobre la cabeza antes de que se venga; 5. Lo rozamos con la boquita parada mientras se viene para dar más placer”.

Cada grito de guerra tenía su dibujo bastante bien hecho; las mujeres presentes se sabían las instrucciones al pelo, me sentía en Pare de Sufrir; me sorprendí al ver sus caras llenas de esperanzas, muchas de ellas hablaban paja de Mi Amiga la Prepago; ahora comprendo que era por envidia.

Llenas de ilusión salieron a comerse el gimnasio, Mi Amiga la Prepago y yo nos fuimos a las clase de TRX.

“Italiano ¿Ya hiciste la buena acción del día?” me dijo; miré el reloj, eran las 7:30am “Todavía falta mucho para que se acabe, puedo hacerlo después” le dije. “Tú deberías hacer la buena acción del día contigo mismo ¿viste las caras de esas mujeres? salieron como si hubiesen mamado y capaz ninguna haga nada porque son unas wirchas; pero yo hice mi buena acción con ellas y las llené de esperanza ¿Quieres que te lo mame después de la clase?” pele los ojos “Deja de ser tan mojigato mijo, a los amigos lo que sea por su bien ¿hace cuanto que no te lo maman?”.

Me quedé pensando y entré en depresión ¿por qué siempre tiene que hacerme sentir tan mal? “Estoy esperando el momento y la persona indicada” le dije y me fui al otro extremo del salón; al finalizar la clase se disculpó por WhatsApp.

Y a ustedes ¿hace cuanto que no se lo maman? ¿será que hacemos la buena acción del día con nosotros mismos y buscamos a cualquiera o será mejor que sigamos esperando el amor de nuestras vidas?

Dedicados a todas y todos aquellos que siguen siendo pacientes.

Estándar