Mi Amiga La Prepago y la santería

“Antes de que me mires con tu mirada de juez y comiences a elaborar críticas malignas en tu cabeza que irás sacando por la boca mientras entrenamos quiero que me escuches, por eso te voy a vendar los ojos, sólo necesitas tener tus oídos activos y la boquita cerrada Italiano”.

Así me dio la Feliz Navidad y el Feliz Año Mi Amiga la Prepago, quien no dejó ni que volteara y me tapó los ojos con un trapo que olía como a gallina muerta.

Saludó a un par de personas que escuchaba cerca y mientras hablaba con ellos me dio la impresión de que durante su desconexión del iPhone y del BlackBerry la habían hecho que se tragara un Larousse porque hablaba muy educadamente; y es que a nadie le va bien cuando se desconecta de sus teléfonos.

Yo estaba lleno de emoción cuando pise el gimnasio esta mañana, les confieso, y ahora estaba sentado en un banco plano en una esquina y con miedo. Mi Amiga la Prepago me tomó las manos y comenzó con el cuento que minutos después me provocaría ganas de vomitar.

“Sabes que fui a Puerto a pasarla con mi familia y a desconectarme de este mundo lleno de pecado y perversiones”.

¿Mundo de “pecado y perversiones”?, “¡Verga!” grité para mis adentros, no puedo creer que Mi Amiga la Prepago critique eso cuando ella es la primera pecadora perversa.

“… a penas llegué allá Italiano un señor me vio bajarme de la blindada y se me acercó, me tomó de la manos como lo estoy haciendo contigo y me dijo que desde ese momento él se convertiría en mi padrino babalorisha porque un orishá le había hablado para que me guiara en la tarea de cumplir mi destino”.

Pegué un salto y me levanté del banco, me saqué el trapo de los ojos y fue cuando por fin vi a Mi Amiga la Prepago que estaba vestida toda de blanco: llevaba un gorro en la cabeza con todo el cabello recogido, un cuello de tortuga con las mangas largas, falda larga, collares de esos de santero y unas pulseras de plata.

“¡Marica te metiste a santera!” Le dije sorprendido y de un solo jalón me volvió a sentar a su lado.

“¡Oshún!, Italiano, la diosa de los ríos, la dueña del amor y del oro; la creadora del dinero, de la belleza, de la coquetería; la más bella de las orishás, la dueña de la miel le habló a mi padrino babalorisha y le dijo que se convertiría en mi santa. Y ahí mismo nos arrancamos para Sorte Italiano donde me hicieron un rito de purificación y me entregaron los cinco collares que tengo en cuello y que me mantienen conectada con mi espíritu, con mi destino, con las buenas acciones”.

“Ya va, ya va, ya va marica. Tu me estas diciendo qué te metiste de cabeza en ese peo, qué pagaste los 30 millones que creo que cuesta, que te mataron a una gallinas encima mientas estabas amarrada desnuda en el piso y un poco de negros te bailaban y te fumaban tabaco alrededor” le dije con miedo y alejándome de ella.

“¡Ay Italiano! contigo es imposible hacer nada, te dije que no me juzgaras chico, que no me vieras mal y es lo primero que haces”.

“Te juzgo y te veo mal porque es lo que me enseñaste a hacer. Tú fuiste la que me cacheteaba cada vez que armaba un show y ahora vienes en el año nuevo con este showcito barato tipo novela del 4 ¡No me jodas marica!”.

“¡Deja de decir groserías delante de mi!” me dijo Mi Amiga la Prepago mientras me tapaba la boca con fuerza animal “No vez que Oshún, mi santa, está conmigo y no me deja tener contacto con el mundo de la maldad y la banalidad”.

“¿En qué te convirtieron marica? ¿Qué coño te hicieron allá en Sorte? Es que mira hasta como hablas, pronuncias bien las palabras ¿A ti se te olvidaron los tubos, las despedidas de solteros, los entrenadores que te tirabas aquí en los baños del gimnasio, los hilos de plástico con sabor a fresa que usabas, las lycras transparentes… ¿A ti se te olvidó todo eso?”.

Se quedó unos segundo callada, me vio de reojo y se metió unos mechones de cabello dentro del gorro tejido como con estambre blanco, se subió la falda y me dijo “Yo este año me prometí un cambio y voy a cambiar, si tu vas a seguir en las mismas ese es tu peo” y se fue a las elípticas y se montó con la falda larguísima a hacer cardio.

Yo me quedé como ponchado recordando todo lo que le había pedido al Espíritu de la Navidad, al Universo, al Año Nuevo y viendo a Mi Amiga la Prepago convertida en una de esas santeras que yo veía tan mal en la calle.

Hicimos contacto visual por unos minutos y me gritó desde el otro lado del gimnasio “¡Italiano ven a sudar las hallacas que te comiste en diciembre chico! Mira que este año lo tenemos gratis aquí en el gym”.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Mi Amiga La Prepago y la santería

  1. Edjosve dice:

    Epale Gaspare!!!

    Saludos mi pana!

    Dos cosas!

    Uno: admiro la investigación que hiciste para poder cerrar toda la información de tan complicada e interesante religión.

    Dos: Pana te fumaste una arrechisima! Me he reido tanto que tuve que entrar a darte mi admiración y felicitaciones!!!

    Que el 2013 esté lleno de cosas buenas para ti mi pana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s