Mi Amiga La Prepago & su padrino babalorisha

La santería a Mi Amiga la Prepago no le había sentado nada bien. Andaba siempre de mal humor, sudaba como si estuviese haciendo bailoterapia, olía muy raro y casi ni hablaba; sólo mencionaba las prohibiciones que su santa le dictaba a través del padrino babalorisha; así que entrenar con ella se estaba tornando muy ladilla.

Pensé que seríamos como amigos de diferentes religiones: tengo amigos judíos, evangélicos, protestantes, budistas y todo bien, no hablamos de lo que sus santos les dictan, es más, en mi religión y en la de mis otros amigos con tal de que no robes, no mates y no hagas nada malo todo está bien; en vez Mi Amiga la Prepago:

– No puede mostrar ninguna parte del cuerpo en exceso, de vaina la cara, por lo que no podrá ir nunca a la playa

– No puede bailar

– No puede maquillarse

– No puede tomar alcohol

– No puede usar perfume

– No puede calzar tacones

– No puede dar besos ni abrazos

– No puede comer dulces

– No puede tener sexo

“De vaina podemos hablar” le dije y me quitó el habla durante los 45 minutos de cardio en la escaladora. Nos bajamos y comenzamos a hacer ejercicios en las máquinas de pecho y mientras se sumaban las repeticiones soltaba los cuentos…

“Sabes que mi padrino babalorisha se mudó conmigo Italiano, la santa le pidió que me cuidara y me cubriera con sus ensalmes. Anoche me untó un aceite por todo el cuerpo, me lo frotó por las piernas, las nalgas, los senos… y me afeitó todo los pelos, me amarró unas tiras con piedras en la cintura y después comenzó a escupirme caña blanca y a lamerla. Así mi cuerpo abandona todo mal carnal y mundano”.

Me tuve que sentar después del cuento porque estaba a punto de que se me parara el webo y se lo dije, ella se batió y fue al bebedero a tomar agua. Mientras caminaba por el pasillo, y a diferencia de antes, los hombres se le alejaban.

La alcancé y le dije “Deja de batuquearte y acéptame como soy, así como yo lo hago contigo ¿o no te das cuenta que aquí en el gym ya nadie te habla? Si no te quieres quedar sola marica acepta lo que te digo” respiró profundo y se sentó en las sillas altas de la cafetería del gimnasio.

Pedí dos bebidas de proteínas, me le senté al lado y agarré por los cachos esta amistad “¿Tu estás segura de que esos son ritos de la santería? Te lo digo porque si así son todo los rituales a mi lo que me parece es que ese padrino tuyo lo que quiere es cogerte y te prohíbe en el nombre de y que la santa ese poco ‘e vainas, parece un marido celoso déjame decirte”.

“Cambiemos de tema Italiano, soy tu amiga y merezco que me aceptes, así que mantente calladito y sigamos entrenando” y llevo del brazo hacia las máquinas.

Seguimos entrenando un rato más hasta que la llamó su padrino para que se devolviera a la casa. “Espero que tu santa no te prohíba un día de estos entrenar porque ahí si que te cacheteo” le dije y se fue riéndose.

Me sentí un poco mal por tratarla así pero para eso estamos los amigos ¿no? para decir la verdad. Lo que pasa es creo que Mi Amiga La Prepago está cansada de tanta sinceridad y lo que quiere es que alguien le caliente la oreja con cuentos chinos, a veces hace falta.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s