El Papá de Mi Amiga La Prepago

Hoy llegamos al gimnasio un pelín más temprano que de costumbre, nos acompañaban todavía los últimos rayos del sol. Estacionamos en el sitio de siempre y fuimos por la acera hacía el gimnasio cuando unos gritos interrumpieron nuestros camino: “¡Dubraska! ¡Dubraska! ¡Dubraska!”.

Seguí caminando como si nada, yo no conozco a ninguna Dubraska pero un jalón me lo impidió. Volteo y descubro que un hombre había detenido a Mi Amiga la Prepago de la misma manera que ella a mi.

Era un señor mayor, como de 70 años, árabe, grande, con barba y barriga, me imagino que es el dueño de la manicería que está diagonal al gimnasio. Seguro conoce a Mi Amiga la Prepago de atrás, pensé; ella estaba temblando y respirando cada vez más rápido.

“Dubraska soy yo ¿No me reconoces? ¡Cómo me vas a reconocer si hace 30 años que no nos vemos! Soy tu papá, hija”. Me costó tragar, a Mi Amiga la Prepago también, me clavó las uñas en el brazo estaba a punto de sangrar. Dio un paso atrás y se le cuadró al señor. Se veían fijamente, no podía creer el parecido, eran dos gotas de agua, sólo que Mi Amiga la Prepago es negra.

“Tu mamá se encargó de torturarme por 30 años mandándome fotos tuyas hija.”

Mi Amiga la Prepago lo agarró por el hombro y le dijo “¡Ya va! ¿Cómo que hace 30 años? ¡Yo tengo 29!”. “¡No hija!” le dijo el señor “Tu tienes 30, naciste hace 30 años, lo recuerdo como si fuera ayer; me torturé todo este tiempo pero es que no podía dejar a mi familia, ya tenía dos varones y Dios me mandó dos más ¡Cómo te añoraba hija! Siempre me hizo falta mi hembra, te pensaba con las fotos que me mandaba tu mamá y traté de buscarte pero fue inútil, nunca te conseguí”.

Estaba en shock, Mi Amiga la Prepago volteó a verme y los nervios hablaron por mi ¿En serio te llamas Dubraska? ¿Ese es tu verdadero nombre? para cambiarlo en el celular. Me apretó más el brazo. “¿Él es tu esposo?” preguntó el señor. “¡No! ¡No! ¡No! él es el Italiano una amiguito del gimnasio” le dijo Mi Amiga la Prepago y me desclavó las uñas e intentó relajarse, se soltó el cabello y se echo brillo en los labios.

El señor no dejaba de verla, la miraba lindo, con los ojos aguados, con ganas de abrazarla. “¿Y tu qué eres hija? Siempre soñé con que eras médico o dentista o veterinaria y que te casabas y tenias unos morochos varones que llamarías Charbel, como mi Santo, y Aldo. ¿Estás casada hija?” el señor comenzó a ponerse controlador, Mi Amiga la Prepago estaba más nerviosa que yo; sacó de su cartera las tarjetitas de Amor Es… y le echó el cuento de su vida, le dijo que aunque tenía una hija llamada Selena, como la cantante, no estaba casada, pero que tenía un enamorado y le mostró una a una las tarjetitas que le mandó. Muy seria y distante pero intentando ser una buena hija. Mi Amiga la Prepago disfrutaba de la atención prestada.

Mientras esto pasaba yo saqué el celular para cambiar el nombre, valoré enterarme de esta manera, es una buena anécdota para contarle a la gente o twittearla. “No vayas a cambiar mi nombre, déjame como La Negra, nada de Drubraska, La Negra, ese es mi nombre”. Guardé el celular y el señor con su voz dulce le dijo “Entonces yo también te diré La Negra hija”. Ella suspiró.

Hoy no entrenamos; pasamos a la manicería y Mi Amiga la Prepago conoció a sus 4 hermanos, todos muy árabes: de nombre, físico y actitud. Estaban muy contentos aunque la veían con ganas de cogérsela. Nos sacaron unos pistachos y mientras se hacían preguntas Mi Amiga la Prepago me dijo al oído “Al mayor me lo tiré hace años ¡Cometí incesto Italiano!” y se me atragantó el pistacho. “Ya nos había conocido antes papá” dijo el hermano mayor “Entrenamos mucho tiempo juntos en el gimnasio”.

Será que entrenaste sobre el webo pensé en voz alta y todos se rieron de lo más natural. “Te ves fiestera hija, como una muchacha que le gusta las cosas buenas y andar por ahí alegre y divirtiéndose con todo el mundo” sumó el señor a mi comentario y Mi Amiga la Prepago volteó a verme “Cuidado y dices algo más porque te echo a Obama” todos se rieron y siguieron jodiendo; yo poco a poco fui abstrayéndome mientras veía las especies y los frutos secos.

Ya a unos pasos de la escena admiré el hallazgo de Mi Amiga La Prepago, era ya justo y necesario, a ver si sienta cabeza, si deja la loquera, si supera al otro Italiano. Volteó como para agarrarse de mi mano y no me consiguió, estaba ya en la puerta de la manicería; me despedí apurando el paso.

Mi Amiga La Prepago me alcanzó tomándome por los hombros “No cambies mi nombre en tu celular por favor, no me llamo Dubraska, ni Susana, ni nada, soy La Negra, tu negra, la negra de todos”. Me abrazó y se devolvió al altar donde la había montado su nueva familia.

Llegué al estacionamiento y vi su camioneta blindada, me asomé y descubrí tantas cosas como personalidades, un desorden de muchas mujeres que eran una mujer, una camioneta tan grande y pesada como un templo y que no era más que un control que Fortunato ejercía sobre ella.

Ya estaba bastante oscuro afuera y yo pensando en todas las amigas que había tenido con el mismo nombre: La Negra, cuantas veces había cambiado, cuantas personalidades había adoptado, una por webo, un personaje por hombre.

Yo siempre he sido el mismo: fácil de influenciar difícil de cambiar.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s