Mi Amiga La Prepago y el Incesto

Las estructuras mentales pesan tanto como aquellas reales de vigas y cemento que construyen las ciudades. Desde el primer “No llores que ya te voy a dar la teta” nuestra cerebro comienza a cimentarlas.

Yo, al igual que millones de ustedes, me crié bajo negaciones que, aunque no buscaban limitarme, crearon en mi cabeza una estructura que poco a poco fue opacando cualquier idea liberadora.

Los curas, las profesoras y su caligrafía palmer, las monjas, el coordinador con el libro de vida, las madre abnegadas, los amigos, la familia… todos le ponen algo a esa estructura que cargamos y de la que nos volvemos esclavos respondiendo con nuestra manera de ser.

La mía por estos días no soportaba a Mi Amiga La Prepago; ya no encajaba su manera de ser en lo que soy, la aborrecía, me causaba ataques de ansiedad, me hacía sudar sólo con verla. Se había vuelto un antivalor para mi.

Me ponía bipolar: la amaba en ciertos momentos cuando quería ser como ella y de repente quería hacerle daño, la odiaba, quería vomitarle encima, insultarla, lastimarla, devolverle todo el daño que me había hecho pero entonces me daba cuenta que ella nunca buscó hacerlo, que fui yo sólo el que intentó medirla con mi vara, hacer que encajara en mi estructura mental, y con la excusa de que tenía que irme temprano a casa a seguir trabajando salía corriendo del gimnasio porque no podía seguirla viendo siendo feliz.

Hoy se puso una pantaleta que compró en Amazon y que le trajo una amiga, con un dildo plástico en la parte trasera que ayuda a abrirte el ano para poder tener sexo más placenteramente. “Es que el webo de Elías es gigante Italiano y si por delante me duele imagínate esta noche cuando le de el culo”. Me da asfixia, intolerancia auditiva, me generaba repulsión, la veía en cámara lenta mientras hablaba y quería lastimarla.

¿Cómo va a andar por la calle con un webo de plástico metido en el culo? ¡¿Cómo?!

La relación sexual que tenía con su medio hermano Elías se iba tornando emocional en la medida en que él le hacía regalos caros. El primer iPhone 5S de Venezuela se lo compró, tres relojes nuevos, zapatos y ropa de gimnasio de última tecnología, fines de semana en hoteles 5 estrellas.

“Me estoy enamorando Italiano, Elías me tiene danzándole el vientre todo el día” ¡No la soporto más! ¡Danzándole el vientre! ¿En serio?

¡Mi Amiga la Prepago no está enamorada de Elías! ni se va a enamorar; ella está enamorada de ella cuando está con Elías, de los regalos, de la vida que le da, de que le cuiden a Selena, de tener sexo fácil sin tener que hacer nada; per cómo se lo digo, quién soy yo para decirle que está viviendo una mentira y que cuando Elías se canse de ella va a volver a sufrir por Fortunato.

Guardo silencio, respiro profundo.

Esta noche Elías la alcanzó en el gimnasio y yo ahí lampareando, los veía con lástima-envidia-tristeza-ternura ¿no sé por qué me duele tanto que lleven una vida plena? ¿por qué no puedo aceptar que ella sea diferente a mi?

“Nos vamos italiano, le conté a Elías lo de la pantaleta con el dildo y se le puso durísimo” y se fueron corriendo.

Yo pensé que lo normal era enamorarse y trabajar por el amor juntos y las mariposas y las tarjetas y hacer el amor y eso… creo que estoy fuera de época.

Nada; hay que aceptar a los amigos y a las amigas Prepago, total fuimos nosotros los que los escogimos.

Estándar