Mi Amiga la Prepago conoce a mi familia

“Italiano llévame a tu casa, mañana Selena se va con la vecina a un cumpleaños y no quiero quedarme sola en la casa” me dijo Mi Amiga la Prepago mientras metía el culo, que ahora estaba más gordo, en la bicicleta reclinada, “Quiero conocer a tu mamá, a tu casa, y ver a cuantos de tus primos me tiré cuando trabaja en los centros hípicos.

“Está de suerte” le dije, “Mañana es el cumpleaños de un tío y harán una parrilla en mi casa”. Se emocionó y ofreció buscarme, me dijo que iba a llevar dulces y a vestirse decente; tenia tiempo que no la veía tan feliz.

Los entrenamientos, los entrenadores, los gritos, las jodas, los bailes entre las máquinas, incluso los hombres eran cada vez menos, y eso se le reflejaba a Mi Amiga la Prepago en la mirada: dejó de ser La Negra, sus acciones dejaron de cotizarse en la bolsa, ahora era una embarazada más, una más del montón, su libertad de había extinguido y nadie quería lanzar ninguna oferta.

Mientras evitaba los espejos y las superficies metalizadas que le devolvían a la nueva mujer que era, acariciaba como quien no quiere la cosa su barriga y yo recordaba lo que en el pasado decía de las que se dejaban vencer por un hombre, las que se confiaban, las que se creían el cuento de hadas; entonces recordé que una vez me dijo que “Los planes a futuro matan la libertad… que hay vivir el hoy con todo” y la vi con lástima porque sé que se dejó vencer, que ya no volvería jamas a ser la misma de antes y lo comprobé en la parrilla de mi tío.

“Señora mamá del Italiano ¿Qué haría usted si yo le digo que este muchacho que llevo aquí es su nieto?” así se le presentó a mi mamá y le dio una bandeja de dulces de Las Nieves (pastelería ícono de las familias italianas en Venezuela) “Le traje paticos de crema, colas de langosta, pastieras napolitanas y amarettos” mi mamá se puso roja como un tomate, agarró la bandeja y le respondió “Nada, qué voy a hacer, ¡Aceptarlo y quererlo! lo que hace la gente cuando Dios bendice a una familia con un nuevo bebé”.

A Mi Amiga la Prepago se le aguaron los ojos, soltó la cartera en un mueble y entró a la casa, se vio en el espejo de la sala y pasó a saludar a todos como si fuera parte de la familia; creo que por primera vez en su vida se sintió realmente en familia, olvidó quien era, la trataron como un ser especial y no como una Prepago.

Al terminar de comer me pidió que le buscara la cartera, sacó el celular y le escribió a Elías “Lo quiero todo. Todo lo que me prometiste para el bebé y para mi. Quiero que lo bauticemos a lo grande, puedes escoger el nombre”. Me pidió opinión y asentí con la cabeza, estar en familia la ha cambiado.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Mi Amiga la Prepago conoce a mi familia

  1. Jonel dice:

    Amigo acabo de leer algunas de tus historias y me he reido como no tienes idea de las situciones que planteas en tus anecdotas, si fuera un libro, de seguro que fuera un exito, gracias por compartirlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s