Mi Amiga La Prepago al rescate

El jueves tuve una reunión de trabajo por El Marqués. Entrené en la mañana e invité a Mi Amiga la Prepago a que me acompañara sólo por ese día ya que estábamos entrenando en la noche. “Me da ladilla Italiano ¿madrugar pa’ ponerme más buena de lo que estoy? ¡no bebé! ya yo estoy divina, iré en la noche como siempre si es que no me salé un viajecito sorpresa”. Entrené solo, como siempre, porque cuando entrenamos juntos entre los escoltas y los carajos que se la quieren coger, es como si no estuviera.

Salí de la oficina y fui a la reunión. Se extendió un poco y salí como a eso de las 7 de la noche, iba rumbo a mi casa cuando me estacioné es una cola. Pasé como media hora ahí y decidí recortar camino; comencé a seguir a varios carros que se metieron por una calle, rodé bastante rato hasta que la caravana de automóviles que seguía se fue saliendo en diferentes lugares, seguí solo teniendo el Ávila siempre a un lado y de repente me encontré perdido en un barrio.

Las calles eran cada vez más pequeñas y solitarias, no había nadie en ellas, seguía rodando y me sentí manejando en círculos. Se me comenzó a acelerar la respiración, comencé a temblar como un chivo cuando presiente que lo van a matar.

Me dicen que soy bastante creativo y que imagino cosas con mucha facilidad; vi mi muerte reseñada en los diarios del viernes unas 16 veces. Estaba demasiado nervioso. No tenía control de mi, simplemente pisaba el acelerador y cambia las velocidades. Pregunté a varias personas cómo llegar a la autopista o a la Francisco de Miranda y todos respondían lo mismo “No soy de aquí pana”. ¿En serio? ¿“No soy de aquí pana”? ¡Entonces que coño hacen por ahí!.

Seguía a autobuses y cada vez más entraba en el barrio. Estaba Petare adentro, con cara de asustado y lleno de miedo. Lancé todas mis pertenencias atrás, le bajé la luz de la pantalla al iPhone e intenté ver Google Maps pero no tenía señal. No podía llamar, no podía enviar mensajes, estaba incomunicado. Seguí rodando sin rumbo fijo y con la mente desorbitada, estaba sin control. El barrio se comenzó a transformar en una especie de urbanización con subidas muy empinadas, no me sentía en Caracas. Ya no había carros, ni personas, ni luces encendidas; comencé a llorar.

Parecía un niño que se cayó y raspó las rodillas, lloraba y lloraba y hacía pucheros como un bebé. Me detuve sin esperanzas, ya no podía seguir rodando porque llevaba una hora cagándola.

Me paré delante de un edificio en el medio de una calle, era el único que tenía bombillo en la puerta, puse el freno de mano e imaginé lo peor. Volví a revisar el celular y nada, lo puse en Modo Avión y nada, lo prendí y lo apagué y seguía igual. Pensé en bajarme, tocar algún timbre, pedir ayuda, recé un Padre Nuestro y de repente comenzó a sonar el celular. Me temblaban las mano, me costó contestar, ni siquiera vi quien era, sólo dije ¿Aló?.

“Italiano ¿por qué no viniste a entrenar?”. Tranqué la puerta del carro y me volví loco, lloraba con una jeva, daba pena ajena. Era ella, no lo podía creer, me traté de calmar, ella se alarmó burda “¿Qué coño te pasa? ¿Dónde estás?”. Le dije que estaba perdido, que no sabía en que lugar estaba. “No te muevas, quédate ahí que ya voy para allá” trancó.

Me calmé un poco pero me volvieron lo nervios al descubrir que no me agarra de nuevo la señal y que ni siquiera le dije como llegué hasta ahí. ¿Cómo iba a saber donde estaba? Era imposible que me encontrara.

Seguí rezando como un loco, me arrepentí de todos mis pegados e intenté calmarme, habían pasado unos 10 minutos cuando escuché el sonido de unas motos. Estuve a punto de orinarme del miedo, las motos venía hacía a mi, eran 4. Mientras más cerca estaban menos velocidad tenían, se detuvieron al lado del carro, me dije a mi mismo, chamo aquí fue.

“Italiano soy yo, baja el vidrio”. No saben todo lo que sentí. Su voz fue un canto angelical. Abrí la puerta, me bajé y me abrazó. “Ya pasó bebé, estoy aquí contigo”.

Me monté con ella en la parte de atrás del carro, uno de sus escoltas comenzó a manejar, me dio agua y le pregunté que como me había conseguido. “Hay algo que tu nunca has entendido y es que tú y yo tenemos una conexión especial Italiano, yo siempre voy a saber dónde y cómo estás…” Bajé el vidrio, ella siguió hablando, necesitaba aire.

Deje de escucharla por un momento y comencé a pensar en frío todo lo que había pasado; la llamada inesperada de La Negra cuando no tenía señal, la llegada veloz, ¿en serio tenemos una conexión? En los últimos meses no he hecho más que odiarla por puta, por nueva rica, por estúpida; no soportaba a su novio bolichico, ese nuevo estilo de vida, los 6 escoltas, las ínfulas, está más Prepago que nunca, lo cuentos de la orgías, las coca, las fotos en el yate desnuda…

Me recostó en sus hombros y en un instante llegamos a mi casa. Se recordaba perfectamente en donde vivía. No tenía palabras para agradecerle, no me salía ni aire de la boca, le di un beso, ella me sonrió y se montó en una de las 3 motos que nos escoltaban.

Estándar

El enamorado secreto de Mi Amiga La Prepago

Hoy descubrí la verdadera razón por la que Mi Amiga la Prepago comenzó a entrenar en la noche: Fortunato. Todos estos días pensé que era por mi, ¡que iluso!, pero esta noche cuando lo vi entrar con la espesa estéril al gimnasio le lancé a Mi Amiga la Prepago una mirada de odio y después la arrastré del brazo hasta una esquina con el objetivo de echarle un sermón.

“Antes de que me digas cualquier mariquera de libro de autoayuda te tengo que confesar algo…” me dijo Mi Amiga la Prepago y se puso de espaldas al gimnasio; de la lycra se sacó un poco de barajitas de Amor Es… “Mira Italiano, mira todas estas tarjetitas que desde hace dos semana me están dejando en el locker con una rosa amarilla…”, Me hizo revisarlas una por una, pavosas todas, empalagosas, noventosas, pasadas de moda. “Creo que es Fortunato…” me dijo con un seguridad de policía “…el día que comenzó a entrenar recibí la primera Italiano, y desde ese día todos los días las consigo con una hermosa rosa amarilla”.

Y nos incorporamos a las máquinas y seguimos entrenando mientras ella me hablaba, no la escuché, no pude, sus palabras eran una gran equivocación, su ilusión la cegaba y las prótesis de las tetas las acompañaba.

Entrenamos como unos adolescentes inmaduros, persiguiendo a Fortunato y a la esposa, se le ponía siempre en la máquina de al lado o del frente y hacía los ejercicios como teniendo un orgasmo y se tocaba las tetas y la totona y yo a punto de vomitar del asco. Nunca había visto a una mujer humillándose tanto. “Es él Italiano, el de las tarjetas anónimas es él” pero Fortunato ni volteaba, la esposa se paseaba de su brazo como si nada, la ignoraban tanto como Mi Amiga la Prepago ignoraba la verdad.

Pero ella se seguía tocándose y los hombres del gimnasio la piropeaban fuertemente:

¡Te pusiera una manzana en la boca para chuparte el culo y sacarte sidra!

¡Dime quién es tu depiladora para chuparle las manos!

Estás más apretada que los tornillos de un submarino…

¡Estás tan buena que te haría un traje de saliva!

Si fueses pollo te metería este palo pa’ hace’te suda’

¡No te lo vas a creer, pero yo hace 30 segundos era marico!

Qué bonitas piernas ¿A qué hora abren?

Bonitas lycras, quedarían muy bien en el piso de mi pieza

El médico me prohibió levantar cosas pesadas ¿me ayudas a mear?

Mira Negra si ya perdiste la virginidad ¿me podría regalar la cajita en la que venía?

No aguantaba la pena; no por lo que le decían, si no por el papel de cabrón que hacía estando a su lado. “Viste Italiano, todos me desean y Fortunato los está escuchando”.

Y si, él los estaba escuchando, me lo hizo saber en un momento en el que Mi Amiga la Prepago estaba de espalda en una máquina: “Llévatela chamo porque si no le caigo a coñazos, ella me parió una niña que es un angelito y anda aquí haciendo la puta”.

¿Y no fue eso lo que lo enamoró hace años? me pregunté, es el típico italiano, me recordó a todos mis tíos y primos, una cuerda de machistas hijos de puta. Me la llevé del brazo a la cafetería del gimnasio fingiendo que estaba mareado para que Fortunato se fuera, ella seguía apretando la totona como si nada y cuando fuimos a recoger nuestras cosas salió del baño con otra rosa amarilla acompañada de otra tarjetita pavosa.

“Viste Italiano, me la dejó antes de irse, volví a ser la mujer más feliz del mundo”.

¿Quién soy yo para arrebatarle la felicidad?

Estándar

Mi Amiga La Prepago da el culo

Una concesión es la acción de conceder o dar una cosa a una persona que tiene autoridad o poder para ello; es como vulgarmente decimos: un permiso. Todos hacemos concesiones a diario, y los que no, la hacen de vez en cuando o una vez al mes o una vez cada seis meses o como Mi Amiga la Prepago que hace una concesión una vez al año.

Todos los años a principio de diciembre Mi Amiga la Prepago recibe la Navidad en su casa con una cena que le prepara a Fortunato, el papá de Selena, en la que “el hombre de la casa viene a traer los regalos y a llevarse a la niña a Italia para que pase la Navidad con la nonna de allá”.

El año pasado no le había prestado mucha atención a esto, pero este año, ya sabiendo que la esposa de Fortunato es un frígida entiendo la concesión que hace Mi Amiga la Prepago para acercarse un poco más al amor de su vida: el papá de su hija.

“Tu vas a seguir con ese webo maricón de mierda, que Fortunato no es el amor de mi vida nada, no te tuve que haber contando un coño de madre de la cena ¡SI YO LE VOY A DAR EL CULO MAÑANA EN LA NOCHE ES PORQUE QUIERO!” me gritó mientras estábamos montados en unas bicicletas y sin percatarse que todo el gimnasio volteó a vernos “Creo que van a pensar que eres una puta” le dije jodiendo “¡YO SI TIRO POR CULO! Esas son ustedes cuerda de wirchas que se hacen las monjas y no lo dan, por eso las dejan” le gritó a la multitud que hacía ejercicio frente a nosotros pero ni bolas le pararon, sólo la vieron mal como de costumbre.

Seguimos hablando de la cena y de lo que iba a cocinar, intentó distraerme con esto para no hablarme de la concesión que todos los años le hace a Fortunato, que se resume en una palabra de cuatro letras: culo.

“Yo no sé que coño de madre piensas tú de mi Italiano, yo soy clásica como una Carolina Herrera, yo todo por delante o por la boca, a mi eso de andar dando el culo no me gusta, lo hago porque bueno, es Fortunato”.

Mi cara de duda se hizo presente: ¿Por qué a Fortunato? ¿Por qué le daba sólo a él el culo? Muchos porqués se me vinieron a la cabeza y se los solté; la respuesta de Mi Amiga la Prepago fue: “Ni que fueras DISIP para responderte… Lo que necesito es que me ayudes a escoger un Analaizer para podérmelo echar en el culo y que la cogida no me duela. Fortunato no lo tiene tan grande… lo tiene bello y perfecto… pero me da muy duro por el culo, es un italiano depravado como todos”.

Sacó de su bolso dos Analaizer, “Italiano son lubricantes que duermen el culo como no sabes, los compré en la sexshop de Altamira, la mejor de Caracas, por fa’ tradúceme lo que dicen las etiquetas porque necesito echarme el mejor… Yo no pienso pasar una semana con el culo hinchado por complacer al mamawebo ese”.

Las risas no se hicieron esperar entre nosotros “Es Navidad Italiano, uno en Navidad hace de todo” me dijo; y si, es Navidad, por eso me dejé de tanto peo y le seguí la corriente. Le traduje lo que decían los recipientes de los Analaizers, escogimos el mejor e intercambiamos uno que otro cuento de experiencias anales de esos que uno escucha en la calle.

No sé si es porque la Navidad está entre nosotros o porque cada día me doy cuenta que Mi Amiga la Prepago es tan vulnerable como cualquiera, pero sentí un gran amor por ella. Darle el culo a Fortunato es una concesión que Mi Amiga la Prepago hace porque tiene la esperanza de que un futuro será ella la dueña y señora de ese hombre, estoy seguro que ella sueña con llegar a Italia de la mano de Fortunato y Selena; por eso hace ese sacrificio que la deja con dolor al sentarse cada Navidad.

Estándar