Mi Amiga la Prepago conoce a mi familia

“Italiano llévame a tu casa, mañana Selena se va con la vecina a un cumpleaños y no quiero quedarme sola en la casa” me dijo Mi Amiga la Prepago mientras metía el culo, que ahora estaba más gordo, en la bicicleta reclinada, “Quiero conocer a tu mamá, a tu casa, y ver a cuantos de tus primos me tiré cuando trabaja en los centros hípicos.

“Está de suerte” le dije, “Mañana es el cumpleaños de un tío y harán una parrilla en mi casa”. Se emocionó y ofreció buscarme, me dijo que iba a llevar dulces y a vestirse decente; tenia tiempo que no la veía tan feliz.

Los entrenamientos, los entrenadores, los gritos, las jodas, los bailes entre las máquinas, incluso los hombres eran cada vez menos, y eso se le reflejaba a Mi Amiga la Prepago en la mirada: dejó de ser La Negra, sus acciones dejaron de cotizarse en la bolsa, ahora era una embarazada más, una más del montón, su libertad de había extinguido y nadie quería lanzar ninguna oferta.

Mientras evitaba los espejos y las superficies metalizadas que le devolvían a la nueva mujer que era, acariciaba como quien no quiere la cosa su barriga y yo recordaba lo que en el pasado decía de las que se dejaban vencer por un hombre, las que se confiaban, las que se creían el cuento de hadas; entonces recordé que una vez me dijo que “Los planes a futuro matan la libertad… que hay vivir el hoy con todo” y la vi con lástima porque sé que se dejó vencer, que ya no volvería jamas a ser la misma de antes y lo comprobé en la parrilla de mi tío.

“Señora mamá del Italiano ¿Qué haría usted si yo le digo que este muchacho que llevo aquí es su nieto?” así se le presentó a mi mamá y le dio una bandeja de dulces de Las Nieves (pastelería ícono de las familias italianas en Venezuela) “Le traje paticos de crema, colas de langosta, pastieras napolitanas y amarettos” mi mamá se puso roja como un tomate, agarró la bandeja y le respondió “Nada, qué voy a hacer, ¡Aceptarlo y quererlo! lo que hace la gente cuando Dios bendice a una familia con un nuevo bebé”.

A Mi Amiga la Prepago se le aguaron los ojos, soltó la cartera en un mueble y entró a la casa, se vio en el espejo de la sala y pasó a saludar a todos como si fuera parte de la familia; creo que por primera vez en su vida se sintió realmente en familia, olvidó quien era, la trataron como un ser especial y no como una Prepago.

Al terminar de comer me pidió que le buscara la cartera, sacó el celular y le escribió a Elías “Lo quiero todo. Todo lo que me prometiste para el bebé y para mi. Quiero que lo bauticemos a lo grande, puedes escoger el nombre”. Me pidió opinión y asentí con la cabeza, estar en familia la ha cambiado.

Estándar

Qué tiene que ver Mi Amiga La Prepago con lo que pasó en Los Juanes

Lo bueno de tener una amiga Prepago como Mi Amiga la Prepago es que está en todo porque estuvo con todos; y aunque estemos aislados el FaceTime nos mantiene a la distancia perfecta, esa que no te da calor.

La pronta recuperación de La Negra mas que un milagro divino se debió a la toma de posesión de Fortunato quien, inventándole el personaje de la nana de Selena (la hija de ambos), se la llevó a Italia con la familia. “¡Italiano estoy en tu tierra y con tu gente! Viajé en primera clase, me dieron una cuarto para mi, la comida es divina: he engordado como una vaca…”.

Las conversaciones por FaceTime con Mi Amiga la Prepago han sido bastante entretenidas aunque me haya decepcionado el hecho de haberse ido a Italia como la niñera de su propia hija para que la esposa de Fortunato no armara ningún rollo; las familias italianas son puro teatro.

“Quítame la cara de pajúo mariquito que yo aquí estoy demasiado feliz, además nos devolvemos en dos semanas Italiano, prefiero estar aquí donde me cuidan y me hacen sentir bien y estoy cerca de lo que tanto he soñado… Desde la primera vez que me metí el webo de Fortunato sin condón soñaba con venir a Italia, claro no como ahora, pero aunque sea me libero de las tareas de la mujer de Fortunato: fregar platos, sonreírle a todo el mundo y bla… bla… bla… es más, si no estuviese aquí estaría prófuga como tu tía Manuela…”. Fueron demasiadas confesiones para una video llamada mientras orinaba “¿Mi Tía Manuela?” le dije “¿Quién es esa?”.

“La del video de Los Juanes papi… ¡No! ¡No vayas a pensar lo que no es! No es la putonga que se desnudó, esa niña no sabe ni lo que hace con su vida, pobre pajúa manipulada, se va a arrepentir toda su vida. Esa es Dayana una de las que tu tía Manuela está iniciando” y soltó una gran carcajada, yo pensaba ir corriendo a la Policía de Falcón y cobrar la recompensa “Suelta pues bruja” le dije y puso el par de tetas frente a la cámara y comenzó a dárselas de ventrílocua.

“Tu tía Manuela es tu tía Manuela papi, la del culote con el pareo blanco de rayas azules y el turbante en la cabeza, te la tengo que presentar, es una divina sólo que más valenciana y muere ¡Odia Caracas! Por eso nunca viene y menos ahora que se conectó con los rojitos, por eso alquiló con el marinovio ese yate y se llevó a ese poco de desadaptados pa’ Los Juanes, ella odia el sol, menos mal que tiene esa piel morena natural bien inflada de silicón”.

Yo no podía reaccionar y la muy puta me dijo “Seguro te estás pajeando pensando en Manuela ¡Italiano cochino! Eres igual a todos estos viejos que me ven aquí y ni disimulan la carpa ¡Mosca y sueltas algo, aunque Manuela ahora está en Miami haciendo negocios! Lo que me tiene indignada es la puta de Dayana y el balurdo de Donaldo ‘pipi chiquito’ dándosela de modelo de video gringo con la caja esa en la cabeza. Sabes que anoche le mostré indignada el video a Fortunato, aprovechando que la mujer andaba en misa, y se puso quesuísimo y me echo ¡LA COGIDA! pero igual cualquier vaina porque mis labios vaginales aún no se han despertado del coma y no sentí nada, tuve que fingir todo”.

Menos mal se cortó la llamada y no pude volver a conectarme porque “como buen italiano” me estaba poniendo caliente y dentro del baño de la oficina.

Pasé toda la tarde pensando en esta frase hermosa de Mi Amiga la Prepago, incluso la escribí en un post it y la pegué en la pantalla de la computadora: “Prefiero estar aquí donde me cuidan y me hacen sentir bien y estoy cerca de lo que tanto he soñado…”; ¡Qué palabras tan lindas! y que mal me siento. No las pasamos preguntándonos sobre el pasado y sobre como llegamos hasta el lugar en el que estamos, olvidándonos de disfrutar el momento de felicidad que tenemos, así no sea total.

Todos somos felices a nuestra manera y tenemos algo de esa gran felicidad que queremos para el futuro ¿por qué no la disfrutamos y ya?

Estándar